El Arte del Urbanismo

Un recorrido por la historia de las ciudades

Categoría: Planificación

Charla magistral de Joan Busquets

Anuncios

Una visita por Çatal Höyük

Çatal Höyük

Çatal Höyük

Conocido como el conjunto urbano más grande y mejor preservado de la época neolítica de Oriente Próximo, esta ciudad que llegó a ocupar 13 hectáreas de terreno se encontraba al sur de la península de Anatolia, cercana a la actual ciudad de Konya, a menos de 150 Km del volcán Hasan Dag.

Por su situación cercana al río Çarsamba (el cual fluía entre los dos montículos que formaban el conjunto urbano), las condiciones del terreno, de arcilla aluvial, propiciaron el desarrollo de una precoz agricultura. A su vez, este material sirvió de base para la construcción de las viviendas: de hecho, a consecuencia de un incendio alrededor del 5700 a. C. el poblado fue abandonado; sin embargo, se conservan paredes de hasta tres metros de altura, resultado de haberse cocido el adobe. Es a partir de esta época cuando sus habitantes, cerca de 10.000, lo abandonan.

Aunque hasta el momento no se ha probado la existencia de edificaciones de carácter público, el hecho de que las mejores pinturas se hallasen en los edificios de mayores dimensiones hace pensar que estas fuesen construcciones de carácter ritual. En resto de ellas son de tipo rectangular, adosadas y sin lugares de paso entre ellas, accediendo a las mismas por cubierta, la cual se realiza mediante vigas de madera y barro apisonado sobre esteras vegetales. El acceso a las mismas también servía como fuente de ventilación, y sus paredes exteriores, sin aberturas, configuraban una especie de muralla defensiva. Por otra parte, mientras que los interiores descubiertos no han mostrado la existencia de deshechos, no se puede decir lo mismo del exterior: estos contienen aguas residuales, restos de comida e importantes cantidades de ceniza vegetal.

Como lugar de reunión, se puede considerar la presencia de las terrazas, usadas con toda probabilidad durante las épocas de clima favorable, y las cuales configurarían un espacio similar a una plaza. En épocas posteriores, en estas plazas se contruyeron hornos comunales.

Con el paso de los siglos, las casas se renovaron mediante demoliciones parciales y reconstrucciones, asentadas en unos cimientos de escombros, lo que iba provocando el crecimiento paulatino de la colina, llegando incluso hasta 18 niveles de capas.

Incluido desde el año 2012 en la lista del Patrimonio de la Humanidad, este asentamiento fue descubierto a finales de la década de 1950- principios de los 60. Aunque inicialmente las excavaciones se suspendieron por un escándalo que implicaba a James Mellaart, principal responsable de los trabajos, se retomaron de nuevo en 1993: dirigidas esta vez por el arqueólogo postprocesual Ian Hodder, discípulo del anterior, su método de trabajo se basaba en la interpretación subjetiva de los datos arqueológicos, teniendo asimismo en cuenta la estadística aplicada.

Mahendraparvata, su desaparición

“Una teoría que estamos estudiando es que el impacto ambiental grave de la deforestación y la dependencia de la gestión del agua llevó a la desaparición de la civilización… tal vez tuvo tanto éxito que llegó a ser inmanejable” (Dr. Evans, Investigador de la expedición en Camboya).

Mahendraparvata

En plena jungla de Camboya, el pasado junio se descubría, gracias a la técnica LIDAR (donde un láser es acoplado a un helicóptero para poder penetrar en el denso follaje y ver qué se esconde en medio de la vegetación) la ciudad de Mahendraparvata, en la montaña de Kulen, en la zona norte de uno de los mayores complejos de templos hinduistas del mundo.

Gracias a esta técnica, y pese que se había estado trabajando en el proyecto desde 2008, se ha descubierto que ya hace 1.200 años en esta zona del mundo disponían de una red de carreteras, canales y diques que conectaban monumentos ya descubiertos con anterioridad. Lo que parecía un entramado de surcos y agujeros ha resultado ser un importante sistema de infraestructuras que disponía incluso de presas.

A primera vista, Mahendraparvata es una ciudad completamente subterránea, continuación de Angkor, la importante capital del imperio jemer, que era por tanto mucho más extensa de los que inicialmente se creía.

Así, Angkor resulta ser una ciudad densamente poblada, con vías alineadas con los puntos cardinales, y con influencia en gran parte del sudeste asiático, llegando a contar con hasta casi dos millones de habitantes según las últimas estimaciones, que se abastecían de la importación de alimentos procedentes de las zonas rurales.

Con estos datos en la mano, cabe barajar la idea de que tal vez la antigua civilización jemer no se extinguiese por la invasión de los tailandeses, como se venía creyendo hasta ahora, sino por esta fuerte dependencia del exterior.

Con todo, esto no es sino el primer paso de una investigación a la que presumiblemente le quedan muchos años por delante, para desentrañar qué fue lo que llevó a la caída del mayor núcleo urbano preindustrial del mundo conocido.

El Cabanyal, un barrio amenazado

El Cabanyal: un poco de historia

El Cabanyal_Un poco de historia

Denominado entre 1837 y 1897 “El Poble Nou de la Mar”, el actual barrio de El Cabanyal es un antiguo barrio marinero valenciano. Estructurado de manera reticular, derivado de las alineaciones de las antiguas barracas paralelas al mar, es en la actualidad una zona de descanso y ocio.

En el siglo XVII surge un primer núcleo de población como una pequeña agrupación de chozas y barracas a ambos lados de la acequia de los Ángeles: hacia el norte sería Cap de França, hacia el sur, con una población mayor, Cabanyal. Este último se convertiría en un lugar atrayente para los valencianos que deseaban vivir entre la playa y la huerta, comenzando a construirse alquerías cerca de las cabañas. Sin embargo, un siglo después, algunos incendios arrasarían la población, decretándose que en adelante las casas se construirían como las de la huerta, formando calles anchas y alineadas. En aquellas fechas, surge el barrio del Canyamelar (nombre derivado del cultivo de la caña de azúcar), creciendo de manera exponencial y simultánea a los otros dos núcleos, llegando a unirse y configurarse como municipio hasta 1897, en lo que hoy en día es uno de los barrios más emblemáticos de la Comunidad Valenciana.

Su actual configuración urbana se debe a la construcción de los diques para el puerto, lo que hizo que la zona litoral experimentase un notable crecimiento; a la apertura a nuevos proyectos y, por último, a un ambicioso proceso de desamortización que dotaba de gran importancia los terrenos edificables y la propiedad del terreno. Todo elllo dio lugar a un Plan Urbanístico para la zona, modificado con todo por la llegada del tren y el aumento de la demanda turística.

Medina Azahara, la desaparecida ciudad brillante

Medina Azahara

Derivado de la castellanización del nombre árabe “la ciudad brillante”, Medina Azahara es una ciudad construida bajo el mandato de Abderramán III a las afueras de Córdoba, en Sierra Morena. La dignidad del califa exige la construcción de una nueva ciudad que, al igual que en otros califatos orientales, mostrase la supremacía de su poder, sobre todo frente a sus enemigos fatimíes del norte de África, de la rama islámica suní.

Situada frente al valle del Guadalquivir y orientada de norte a sur, se sitúa entre dos barrancadas, sobre un espolón de la ladera del Yabal al Arus de Sierra Morena. Allí se desarrolló un programa de construcciones jerarquizadas, de tal modo que el Alcázar dominaba la ciudad y la llanura que se extendía a sus pies. Una red viaria, amén de infraestructuras hidráulicas y de abastecimiento completaban el conjunto.

La ciudad se distribuía en tres terrazas, que aprovechaban el desnivel del terreno: al contrario que los abigarrados y caóticos conjuntos musulmanes, Medina Azahara adopta un trazado rectangular de 1500 m en sentido este-oeste por 750 en sentido norte-sur, tan solo deformado en el lado norte por las necesidades de adaptarse a la difícil topografía del territorio. El palacio, en la parte más alta, preside el escalonamiento de construcciones que se suceden por la ladera de la montaña, en una situación donde son preminentes el caserío urbano y la mezquita aljama.

La primera terraza es donde se encontraba la residencia califal, seguidos de la zona oficial que comprendía la Casa de los Visires, salón Rico y demás dependencias administrativas, amén de los jardines. Por último, estaba la Mezquita Aljama, separada de las dos terrazas anteriores por otra muralla que aislaba este conjunto.

El asentamiento urbano se caracterizaba por tener grandes vacíos urbanos, sobre todo en el frente litoral del Alcázar, lo que, a la vez que lo aislaba, permitía una excelente apertura visual sobre el paisaje circundante, creando una bucólica imagen. Los únicos espacios edificados en el nivel inferior de terrazas son una franja occidental con una trama ortogonal y una oriental con una trama en cierto modo más dispersa.

Comenzada en torno al 936 d.C., a cargo de Maslama ben Abdallah, se finalizó cuarenta años más tarde, luego de invertir cuantiosísimas sumas en su realización. Sin embargo, esta ciudad, la más bella de occidente de la época, quedaría destruida en poco menos de cien años, consecuencia de los saqueos producidos por la guerra civil que puso fin al califato.

Barcelona Island

Recientemente se ha conocido que la empresa estadounidense Mobilona, de tan solo un año de vida, ha propuesto para Cataluña un modelo de isla artificial dotada de edificaciones de lujo, donde se encontraría el hotel más alto del continente.

Su justificación para tamaña barbaridad es la ecosostenibilidad, palabra que últimamente parece ser el remedio a las increíbles aberraciones urbanísticas que a cualquier empresario venido a especulador inmobiliario se le ocurren… Aunque alguien con un mínimo de sentido común sabe que “sostenible” no puede ser desde el momento que para realizarlo se va a destruir el litoral, amenazando a las especies que allí habitan, y mucho menos “eco” si estamos hablando de algo puramente artificial.

Su baza es una vez más la creación de empleo, como ya lo fue en Eurovegas, en una situación en la que las grandes fortunas extranjeras venían a hacer una mayor a base de expoliar nuestro país, realidad que, al parecer, se va a volver a repetir,

No podemos jugar a ser dioses construyendo islas donde antes había mar, ni entrar en carreras absurdas de quién tiene el hotel más lujoso o el edificio más alto, cual si fuésemos adolescentes en plena revolución hormonal. El urbanismo debe estar al servicio de la sociedad: de toda, no de una pequeña parte. Y si, como dicen, van a “permitir” al común de los mortales disfrutar de sus playas y sus parques, algo que venimos haciendo desde que el mundo es mundo, creo que deberíamos devolverles desde ya mismo su regalo envenenado.

Desde luego, en España, así no queremos jugar.

Europa City

041 Europa City

El estudio danés BIG, liderado por Bjarke Ingels, se ha erigido con el galardón del concurso para la construcción de Europa City, un proyecto de ciudad sostenible de 800,000 metros cuadrados a 16 kilómetros de París, en el municipio de Gonesse.

Bajo una gran cubierta verde, combina la alta densidad poblacional propia de una gran urbe con las ventajas de la vida fuera de ella: un largo paseo circular conecta equipamientos y zonas residenciales, con una gran proporción de espacios verdes.

Siguiendo los principios del urbanismo y la edificación sostenible, se dará prioridad a las circulaciones peatonales y al transporte público.

+ INFORMACIÓN: Europa City; Big