El Cabanyal: el Paseo al Mar

por Carmen

Cabanyal_Paseo al Mar

La actual avenida Blasco Ibáñez ha configurado la estructura y vida del barrio valenciano de El Cabanyal. El primer proyecto data de 1865, pero no sería hasta 1883 cuando hay un interés manifiesto por parte del Ayuntamiento en crear una nueva vía que aproxime las playas a la población burguesa. Este proyecto, inspirado en las ideas de la Ciudad Jardín, omitía la manera en cómo se produciría el encuentro con el Pueblo Nuevo del Mar, que por esas fechas aún no se había incorporado a Valencia. Un trazado de este plan, el Paseo de Valencia al Cabañal, se realizaría en 1899.

Sin embargo, a causa de la construcción de las facultades de Medicina y Ciencias, este trazado se vería modificado y, en 1931, José Pedrós, mediante un enlace con el barrio en forma de herradura y un giro hacia el norte que se adapta a la malla del barrio, trata de incorporar la continuidad del paseo al Cabanyal.

Los planes de 1946 (que mantiene la idea de Ciudad Jardín pero limita la sección a 40 m) y 1966 tendrían mayor o menor influencia sobre el Paseo y, por consiguiente sobre el barrio: así, este último, mediante el Plan Parcial 13, proyecta una vía de 100 m sobre la retícula del barrio, que se encontrará a pie de playa con la autopista de Barcelona. Afortunadamente, en 1982, el Tribunal Supremo suspendía definitivamente este Plan Parcial, lo que hacía crecer las esperanzas de conservación de la zona.

El Plan General vigente, de 1988, se referirá a esta zona como “Conjunto Histórico Protegido”, fijando como objetivo la regeneración y revitalización del barrio. Indicando que algunas de las soluciones propuestas anteriormente son incompatibles con la protección del barrio, aconseja analizar la solución para esta zona en un estudio posterior.

Cinco años después, el núcleo original del ensanche es declarado BIC, contando con el informe favorable del Consejo Valenciano de Cultura, del Departamento de Historia de Arte de la Universidad de Valencia y de la Universidad Politécnica de Valencia.

En 1997, la comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Valencia acuerda encargar la redacción de un Plan de Reforma Interior (P.R.I.) del Conjunto Histórico protegido del Cabanyal-Canyamelar. Pese a 3267 firmas en contra del proyecto de prolongación de la avenida frente a 19 a favor, el Ayuntamiento elegía la opción de prolongarla, denominándolo PEPRI y considerando su ejecución irrenunciable en un plazo de 4 años. Dicho Plan comportaba el derribo de 1651 viviendas a causa de la ejecución de la Avenida Blasco Ibáñez sobre la trama protegida del barrio.

Sin embargo, gracias a los movimientos ciudadanos que pedían la rehabilitación del barrio sin la prolongación de la avenida, el plan fue paralizado, resultando como consecuencia la incesante degradación del barrio que se mantiene constante pese a las movilizaciones de importantes grupos sociales y culturales. Como indicaba Vicente Gallart Torán, “la modernización y su reactivación económica, pasan por la protección y puesta en valor de su patrimonio histórico”.

Anuncios